Foto: imagenes.4ever.eu

Pregunta de un joven aprendiz

Un joven aprendiz le preguntó a su viejo maestro: ¿Maestro me dicen que ni las letras ni los números me dará de comer? Que tan solo mis manos pueden proveer mi sustento. El maestro contó hasta cinco y dijo una palabra: Cierto. C: constancia; I: inteligencia; E: expresión; R: revelación; T: trabajo y O: obtención. Cinco letras como las manos, cinco números como sus dedos.

Unos segundos después prosiguió: ¿Qué ves cuando visualizas el mundo?, pues yo visualizo la M; ¿Qué ves cuando contemplas el agua correr?, pues yo visualizo la A; ¿Qué ves cuando sientes que formas parte de la Naturaleza?, pues yo visualizo la N; ¿Qué ves cuando miras al Sol?, pues yo visualizo la O; ¿Qué ves cuando observas a un ser vivo?, pues yo visualizo la S. MANOS (cinco letras para labrar la tierra).

Sin duda, las cinco letras de tus manos con los cinco números de sus dedos; D: día a día; E: esfuerzo; D: deducción;  O: observación y S: solución, serán los encargados de proveer tu sustento. Letras, números, manos y dedos. DEDOS (cinco números para repartir los frutos).

Los números y las letras siempre fueron de la mano, ambos nos revelaron las proporciones exactas de nuestra supervivencia. Son el número áureo de nuestra existencia: A de amor, U de unión, R de realización, E de evolución y O de oratoria. ÁUREO (cinco letras para la divina proporción).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s