Pregunta de un joven aprendiz

Un joven aprendiz le preguntó a su viejo maestro: ¿Maestro me dicen que ni las letras ni los números me dará de comer? Que tan solo mis manos pueden proveer mi sustento. El maestro contó hasta cinco y dijo una palabra: Cierto. C: constancia; I: inteligencia; E: expresión; R: revelación; T: trabajo y O: obtención. Cinco letras como las manos, cinco números como sus dedos. Sigue leyendo “Pregunta de un joven aprendiz”

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑